lunes, 12 de abril de 2010

el paciente inglés

Al principio no me estaba convenciendo mucho. Va saltando de un personaje a otro como en un sueño en el que se entremezclan cosas muy dispares sin que sorprenda al que sueña, personajes, presente, pasado, recuerdos, detalles...

Pero de repente me atrapó ese lenguaje onírico. Quizá caí yo también dormida y el misterio de una antigua mansión abandonada, olvidada detrás del avance de los aliados me rodeó como envolvió a los protagonistas de esta novela que viven su burbuja, su sueño...

Y por bello, entramado, profundo, angustiante, repulsivo o emocionante que pueda resultar un sueño, siempre acaba en un segundo, sin transición, abrimos los ojos y ya estamos de nuevo en la realidad.

7 comentarios:

Javier Munguía dijo...

Hola, Granotita. Intenté leer este libro hace como un año, pero no pude salir de esa primera etapa en que todo parece aburrido e insustancial. Tu reseña me anima a darle otra oportunidad... en unos años. Un abrazo.

Chinita dijo...

a mí me encantó el libro

Furacán dijo...

Pues se ve que para sacarle jugo hay que ser realmente paciente :-))

Franki dijo...

Vi la película, me gusto, pero en algunos momentos se me hizo un poquito larga.
Un besote, No te pases con las hebritas:):)

Lydia dijo...

Yo tambien vi la pelicula, muy bonita pero larguita, si. Tengo la novela en casa, está por leer, sobretodo porque ocurre durante la guerra. Tampoco la pelicula es facil porque efectivamente viaja en el tiempo y en el espacio.

Un abrazo,

Anónimo dijo...

hola granota! no me he olvidado de ti psiconautam

Conciencia Personal dijo...

Ví la película y la fotografía cegó mis ojos y mi espíritu.

besos, Monique.