lunes, 2 de abril de 2007

Zanahorias


Digamos que mi vida ha sido un camino de zanahorias, zanahorias que me han empujado a seguir adelante: la zanahoria de acabar la carrera, la zanahoria de montar una empresa, la zanahoria de comprar una casa e irme a vivir con mi pareja, la zanahoria de superar la ruptura… luego ha habido otras zanahorias pequeñitas, zanahorias ilusionantes como un pequeño o un gran viaje, como una prueba atlética o un fin de semana con un rollete…

No es la primera vez que me paro a contemplar mis zanahorias, a verlas como lo que realmente son, zanahorias.

Ahora estoy en un momento de esos, una crisis existencial zanahorística, de decidir si quiero seguir avanzando zanahoria tras zanahoria o quiero encontrar mi GRAN ZANAHORIA, si quiero atreverme, si me atrevo o no, si me lanzo a una reforma radical o si me convenzo de una vez por todas que la vida no es sino una sucesión de pequeñas zanahorias.

Tengo amigos que me dicen que es que soy demasiado complicada. Pero resulta que, buscando una ilustración para este post, pongo en google “burro” y “zanahoria” y descubro que, complicada o no, no soy la única. Cosas de los seres humanos burgueses.


8 comentarios:

Bernardo José Mora dijo...

"Todo ello determina la importancia de la DISTANCIA DE LA ZANAHORIA. Si colocamos la zanahoria a demasiada distancia, el estímulo es pobre y parece inalcanzable. Por otro lado si la ponemos demasiado cerca, el estímulo puede ser excesivo y desgastante. El “burro” necesita zanahorias a distancia media, con la posibilidad de catarlas de vez en cuando, si no se cansa de perseguir cosas que nunca le compensan en nada."
http://www.interactive.net.ec/cosmos_y_vida/la_distancia_de_la_zanahoria.html
Aunque es posible que la cita entera no sea más que una capullada, me pregunto qué entenderá el autor por "distancia media"

la granota dijo...

¿Entre 1.000 y 5.000 m?

Diana L. Caffaratti dijo...

La diferencia , creo - quiero creer- es que el burro tiene como único objetivo a la zanahoria y así, por tratar de conseguirla, llega a la meta de otro mientras que nosotros nos fijamos la meta sabiendo que para llegar a ella hay que comer zanahorias...Claro que suelen estar muy lejos y nos exigen mucho de nosotros ...

Jok dijo...

Muy sencillo, en una situación así puedes ser burro o zanahoria. Si te gusta correr delante de algo eres burro, si te toca huir de algo, eres zanahoria. Por desgracia a mi últimamente me ha tocado ser burro y zanahoria.

María, te entiendo perfectamente, estoy igual que tu, solo un detalle:

Hay ciertas zanahorias que plantadas en la tierra no se ven tan grandes (al primer vistazo)como en realidad son. Un consejito: no las dejes escapar pensando que estás a la espera de tu 'GRAN ZANAHORIA' Pues esta normalmente no existe, es una ilusión.
Mil besitos

Pekas dijo...

No existe esa "GRAN ZANAHORIA"...

pero si hay millones de pequeños brotes... pequeñas zanahorias qué piden ser "mordidas"...
ser vividas... ser contempladas...
A veces vamos tan ofuscados en la gran búsqueda... qué no reparamos en esos tiernos y sabrosos brotes qué tenemos a nuestro lado... :-))

Te apetece un zumo de zanahoria...??? te invito... :-))))

la granota dijo...

Muy interesantes todos los comentarios. Creo que el tema de las zanahorias daría para otro post. Muchas gracias.

Javo dijo...

Hola, María. Grande o pequeña, sería deseable que uno tuviera siempre una zanahoria por delante, ¿no? No alcanzarlas todas cuando todavía hay mucha vida para rastrear. O alcanzarlas todas todas todas y vislumbrar otras tantas. Por zanahorias no paramos. Jeje. Abrazos.

Minia dijo...

Hola!! hoy he descbierto tu blog y la verdad es que es my dinamico, esta muy chulo, me gusta mucho...

Yo tb quiero dejar mi opinion sobre las zanahorias. Yo creo que no podemos ver claramente las zanahorias, creo que hasta que no nos comemos la zanahoria no sabemos si era una gran zanahoria o una peque.. como siempre creo que el tamaño de la zanahoria radica en quien se la come..

Mi consejo, come lo que te apetece en cada momento sin pensartelo 2 veces!!