jueves, 8 de mayo de 2008

TROPECIENTAS

Tropecientas no, pero tropetaytantas veces sí he subido al pico del Teide. Aún así, cada vez es tan diferente. Me maravilla el delicado milagro de las flores que crecen allá arriba, como versos en tiempos de guerra.



Las rocas, sus formas, los colores de la tierra, las nubes…la luz, las sombras…


Mi padre sí subió tropecientas. Él me acompañó mi primera vez y, años después, yo le acompañé su última vez. Ya no necesito más para que ese lugar se convierta en especial.

Me gusta subir en buena compañía, y siempre es así, porque las malas compañías no suben. Incluso a veces es en muy buena compañía.


Y me gusta subir con personas para las que sea su primera vez. Ver sus caras de satisfacción cuando alcanzan la cumbre, o las de decepción… -¿Esto es el cráter? Yo creía que iba a ser como el de Viaje al Centro de la Tierra…- Los que se asombran con todo y los que no se asombran de nada. Los que sólo quieren subir por decir que han estado arriba. Los que ya desean volver antes incluso de empezar a bajar y los que ya han cumplido. Los que no entienden que haga frío en Canarias por mucho que estemos casi a 4.000 metros de altitud. A aquellos a los que se les cuela la luz por los ojos y les llega el azul hasta la sonrisa. Y los que sólo ven desolación. Los que se sienten felices por estar y los que sufren cada paso.

En fin, que el Teide no es un volcán, es un test de personalidad.

8 comentarios:

Sylvie dijo...

Puf...como me llegó este post Granotita...te entiendo tan bien!!!!!!!...sin subir tan alto ni tan bello, es lo que siento siempre que vivo con alguien mis valles (que tú ya conoces)...

Gracias por fotos tan bonitas, por el recuerdo bello de tu padre y por sentirlo así.

Besitos.

Sylvie dijo...

Si subo alguna vez al Teide (espero que sí), quiero que me acompañes tú.

más besitos.

Furacán dijo...

Me apunto a acompañarte! me encantará subir :-D

volare dijo...

Qué cosa más preciosa nos has regalado! Qué natural eres al hablar de ti y de las reacciones humanas. Yo viví el Teide de una manera especial, y hay una mezcla de casi todo lo que dices.
Gracias por recordármelo.

Besos

runner48 dijo...

Este post me ha llegado al corazón ranita...al corazón. Qué manera más maravillosa de retratar una pequeña y minúscula flor que es más un milagro que otra cosa...versos en tiempos de guerra...
Los que sólo ven desolación...a esos si se les deja un tiempo allí, verán más allá y sin no lo hacen es que su corazón está tan desolado como lo que creen ver.
Gracias por está gota de agua que viertes en este océano, es una maravillosa gota ranita...
bsss
PD me estoy pensando ir el año que viene a la transgrancanaria....ya toca conocer las islas bsss

Vic dijo...

Qué ganas de subirrrrrrr!

Fer dijo...

Yo también me apuntaría a subir con una experta como tú.
Bss

Imagine Photographers dijo...

Ya subi una vez y realmente fue un bella experiencía para mi, de esas que no se olvidan y esperas volver a repetir...pero pasan los años y va quedando en un sueño que temes repetir pensando que quizas todo ya no es aquello que te emociono, pero por lo que tu cuentas supongo que sigue encantando a quien vive de la naturaleza.
Un beso