martes, 7 de octubre de 2008

Las nuevas catedrales

No es una religión nueva en el mundo, ni en España. Sus sacerdotes ingresan cada vez más escandalosas sumas por realizar los espectaculares y multitudinarios rituales en público o, incluso, por dar a conocer los escabrosos detalles de su vida privada. Sus partidarios van desde fervorosos a enfebrecidos, e incluso existen determinadas facciones de comportamiento violento. Y, ahora, en una nueva vuelta de tuerca, estos fieles seguidores pueden hacer descansar eternamente sus cenizas bajo el césped de su estadio favorito.

8 comentarios:

la granota dijo...

Cuéntalas.

Vic dijo...

Sí hombre y que me pisen unos tipos que van sin calzoncillos...

Bernardo José Mora dijo...

Supongo que será pagando.

la granota dijo...

Más o menos como en las otras.

runner48 dijo...

No estaría mal que algunos se convirtieran en cenizas a pisar ;))))

Bernardo José Mora dijo...

Pues yo se de una iglesia en la que hay un pirata enterrado (aunque, no la he visto, vaya).

la granota dijo...

Corsario, corsario. Y bien que pagó para merecer tal honor.

Sylvie dijo...

A mi tampoco me verán entrar a rezar en éstas...

ni pagar un euro!!!

besitos.