lunes, 22 de marzo de 2010

Cuarenta y ocho horas en la vida de una mujer


Cuarenta y ocho horas de estornudodolordecabezatos.

Todo el fin de semana metidita en casa. Menos mal que el apagón analógico no ha llegado aquí aún y pude adormecerme haciendo sillóntele (me gustan las palabras esdrújulas).

También aproveché para leerme una joyita: "Veinticuatro horas en la vida de una mujer", de Stefan Zweig. Una novela breve pero intensa a la que no sé si acusar de moralista o todo lo contrario.

Desde luego, un maestro de las letras que escribe una historia dentro de otra y retrata psicológicamente el perfil de las mujeres (mejor de las personas) de una época, intentando sobrevivir bajo la losa de las convenciones y el recato social.

La narración se entremezcla perfectamente con descripciones con todo lujo de detalles, hasta los más nimios, que hacen que te traslades sin esfuerzo a la situación. Pero una no puede menos que sonreir, cuando al llegar a las escenas de contenido sexual, pasa del detallismo más maníaco a cubrir con un tupido velo. Y entonces, te alegras de que algunas cosas hayan cambiado desde aquella época.

Pero ese detalle no oscurece el buen ritmo narrativo y la perfecta estructura de esta novela que prescribo para ayudar a la convalecencia de gripes y resfriados.



4 comentarios:

Franki dijo...

puessss !NADA! A Cuidarse
Besotes:)

Conciencia Personal dijo...

La gripe aderezada con literatura resulta más llevadera. Te recuperes pronto y recibas la primavera en buen estado, besos, Monique.

Pekas dijo...

Las letras y las palabras son un buen remedio para aliviar resfríados y decaimientos preprimaverales.. ;-)))

Un abrazo lleno de letras y de palabras.. ;-)))

´´Saray´´ dijo...

Esta editorial Acantilado últimamente se está luciendo y sacando libros muy buenos. Me apunto el nombre para ver si lo encuentro en la biblio :)
Un saludo (me acabo de topar con tu blog)