jueves, 11 de octubre de 2007

Hoy toca un post más intimista

Ayer estuve corriendo por una zona donde suelo ir de vez en cuando.


Es cerca de mi casa, puedo ir caminando, puedo llevar a mis chuchos y correr por una zona bastante degradada pero donde te puedes seguir encontrando sorpresas (como el otro día, una preciosa aguililla). Cruzo bosquetes de eucaliptos repoblados, algunos restos testimoniales de brezos e incluso algún “alzado” laurel que sigue resistiéndose a la conquista… Es una zona por la que me encuentro a poca gente, alguien en un quad, alguien a caballo, alguien corriendo… Luego puedo llegar a una parte en que ya no me suelo encontrar a nadie, me gusta porque ya huele más a monte, es más íntima (como atestiguan los condones que me encuentro en algunos rincones) y más escarpada.

Bueno, pues ayer me crucé justo en esa zona más solitaria con algunos conocidos corredores que habían ido a hacer cuestas. Alucinaron viéndome por allí y me comieron el coco con que no debería ir por allí sola, que si me puede pasar esto y lo otro, incluso que si por allí ha habido violaciones (yo nunca había escuchado nada sobre eso)…



En fin, que aunque sus consejos me parecieron exagerados, no he podido evitar comerme el coco. ¿Haré bien? ¿Y si realmente me pasa algo? Y me da mucha rabia que, en el tiempo y el lugar en el que estamos, una chica pueda sentir indecisión e incluso miedo para hacer ciertas cosas. Pero lo cierto es que sus comentarios me han afectado.

8 comentarios:

Furacán dijo...

Ya entiendo lo que dices, buf, es un tema complicado. A mi me gusta correr solo por el monte, claro no tengo tanto riesgo, soy un chico (y es triste que haya que decir esto en el s XXI) pero alguna vez ya he visto cosas raras... aunque con lo que más siento esas sensaciones de las que hablas es con la bici, por desgracia me toca ir solo la mayoría de las veces y si muchas veces oyes los comentarios de otra gente o ves las noticias y algo te afectan... a veces lo piensas, y si el coche que viene detrás se le da por embestirme? a él no le pasaría absolutamente nada y yo me quedaría ahí tirado en la cuneta... pero luego piensas que vas hacer, vas renunciar a vivir por culpa de como está el mundo?
No sé Granota, intenta tomar todas las precauciones que puedas pero no renuncies a lo que te gusta, sobre todo no vivas con miedo porque eso es lo peor que hay.

un biko!

Vlady dijo...

Que hay Granota:

No debemos vivir con miedo, ya que la mayoría de las cosas que tememos, jamás ocurren.

Sigue corriendo por donde te gusté.

Besos!

Conciencia Personal dijo...

Tomar las precauciones debidas, harán más seguros los caminos...correr riesgos, es parte de la vida.

Buen fin de semana.

Monique.

blumun dijo...

Mira, por mucha rabia que te de, ( a tí y a todos), lo cierto es que vale la pena hacer caso de esos consejos. A esos parajes solitarios ves, pero en lugar de perro con amigos. Puede que lo disfrutes igual, sin exponer tu preciosa vida.
Los riesgos se corren cuando vale la pena. Y hay veces que no la vale.
Besos.

runner dijo...

El miedo nos hace esclavos...
y si...y si...y si me da un infarto, y si me parto una pierna por los caminos de cabras por los que me muevo...
Afrontar la posibilidad real de poder morir o tener problemas serios es necesario para vivir libre...
En cuanto a lo de las violaciones un consejo: se llama pimienta, un buen puñado de pimienta en un trocito de papel albal, en una pequeña riñonera,en caso de apuro se destorza en la mano y se sopla en los ojitos del nota, eso o un spray cegador (los venden en internet), cualquier cosa que te de seguridad, quizás nunca llegaras, ni siquiera a usarlos espanta un poco el temor. Otra cosa si el miedo sigue es aprender unas cuantos golpes, no serán muchos, pero el que se los lleve...(esos si quieres te los mando por mail ;)
La noche ya es otra cosa, pero de día...adelante y no dejes que los miedos de los demás influyan en ti...
abrazos y buenas sensaciones

Sylvie dijo...

Ays niña...cuanto te entiendo!!!

Tienes toda la razón y es cierto que hay que ir con cuidado por donde se va...pero no puedo negarte que yo soy una inconsciente total y precisamente me gusta correr por donde menos gente va y más peligro parece que tiene...
Así de chulita he salido!...hasta que llegue un día en que se me quite toda la tontería de golpe (ojalá que nunca).

A mi me riñen mucho por eso, pero por un oído me entra...

Besitos.

PS: Aún así, ve con cuidado

Vic dijo...

Yo ya no corro como antes, ni de sombra.
Si te gusta correr por sitios así, procura que no sea una rutina y vete protegida.
Procura tener un buen arranque y que corra menos que tú.
No te pares a pegarle sino para zafarte y correr.

Imagine Photographers dijo...

Es un coñazo porque si empiezas a pensar no harias nada y posblemente cambiarias tus rutinas,y quizas tu destino, esto es como un pak..cambias tus paseos y te cambia la mente, tu confianza, tu forma de ver las cosas, potencias el temor y la precaución y quizas la forma de valorar tu entorno..enfin no serias tu. Yo muchos años paseando mis perritos en plena noche por un parque muy solitario y nunca ha pasado nada ni a mi ni a otras personas y la unica vez que han intentado robarme fue en el centro de Barcelona a 50 m. de una comisaría.
besos