lunes, 15 de octubre de 2007

Puente

Este puente aproveché para ir a ver a algunos viejos amigos a Gran Canaria. Me emocionan estas amistades a las que no ves sino una vez al año (y con suerte), pero en cinco minutos te pones al día y vuelves a tener ya la misma confianza y cariño de siempre.

Aunque Gran Canaria esté a apenas una hora de fast ferry, ir allí huele a viaje, a cambio de aires y a descubrir sitios nuevos. El casco antiguo de Telde, la cueva pintada de Gáldar, el Cenobio de Valerón… suenan a sitios de las Tierras Medias, ¿no?



Además, hice una cosa que quería hacer desde… tiempos inmemoriales: “Algún día correré por la playa de Las Canteras”. Pues sí, me hice la playa entera (y algo más, ver la línea blanca), ida y vuelta. Pero por el paseo, la arena es aún demasiado sufrida para mí. Cincuenta y cinco minutos.

8 comentarios:

Bernardo José Mora dijo...

¿Y en Las Canteras no tomaste el sol para ponerte morenita?

Diana L. Caffaratti dijo...

Que descubro de ti:
Te gusta la aventura.
Eres amistosa.
Ahora te intimida el espeso bosquecillo donde puede aparecerte un gorila y dejarte extenuada.
Te cuidas de gritar "me corro, me corro"...
Y corres...Pero sin el significado del anterior...
Ja, Ja!
Te escribo esto para que veas que te leo...
Un abrazo.

Furacán dijo...

Que bonitos lugares, esa playa tiene que ser una gozada!
si algúndía hago un viajecito por ahí (que seguro que sí) ya sé de otro lugar que tengo que visitar.

Bikos!

Pekas dijo...

Viajar... reencuentros.. diferentes aromas... intensidades... un lujazo... !!!!

No dejes de hacerlo... :-))))

Sylvie dijo...

Correr por lugares deseados desde siempre, un placer de precio incalculable...

Yo tengo unas ganas de país de los valientes...que tengo que organizarme e ir para allá un día de estos...

Besitos.

Rosermm dijo...

mmmmm Granota, que envídia..., y que bien lo describes...

runner dijo...

Una buena galopada por la playa, una maravilla, la brisa, el olor...ummm no se que haríamos en el interior ¿no?
bsss

Imagine Photographers dijo...

Me encantan estas amistades que apenas ves y al menor contacto, brotan coma la pequeña flora de los lugares áridos al sentir las primeras gotas de el agua ansiada.
Sabes?tengo un poquitin de sana envidia de esta sensación de libertad que rezuman tus post.
besos