lunes, 18 de enero de 2010

tarde de lluvia en madrid


Es curioso que, con un tiempo así, de estar en mi ciudad, me hubiera quedado probablemente en casa. Pero cuando estás de viaje no hay tiempo que perder y caminas y caminas por las calles llenas de charcos, y disfrutas del rollo del paraguas, de los pies helados y empapados y de la belleza que te rodea...



Y como buena canaria, tengo que pisar las manchitas de nieve que me encuentro...


... antes de volver a uno de esos rincones que recordaba como misteriosos de mi visita siendo niña, y que, envuelto en bruma y frío, me volvió a conquistar: el templo de Debod.


9 comentarios:

Lydia dijo...

Que suerte la tuya de poder viajar. Eres una gran aventurera! No sabia que eras canaria.

Te contesto por lo del brindis: brindemos para la paz y la amistad.

Un abrazo,

Belén dijo...

Que graciosa con lo de la nieve... yo bengo de un sitio muy frío y siempre me ha dado respeto la nieve y el hielo... debe ser que me he caído tantas veces al suelo que ya estoy con callos jajajajaj

Besicos

Chinita dijo...

El templo de Debod conquista siempre...haga frío, calor, llueva, nieve o en un fantástico atardecer.
Bienvenida y disfruta de los rincones de esta ciudad.

Imagino que tendrás tu ruta ya programada, pero si puedes, acércate a tomarte un vermút al Mercado de San Miguel...

la granota dijo...

Lo apuntaré para la próxima, chini, porque estuve apenas 4 días y ya me he vuelto.

Furacán dijo...

Me encanta esa foto tuya en la nieve jajaja, que bueno, seguro que te ve cualquiera y dice pero que hace esa loca. Me encanta!

la granota dijo...

(((Entre ellos el que me sacó la foto)))

Bernardo José Mora dijo...

Al que te sacó la foto seguro que le encantó también.

nacho dijo...

Dibújame la nieve, ranita, tú que vas de charco en charco buscando algún insecto al que sacarle la lengua, sabrás cómo es la nieve. Te he oído decir que en Madrid tenías que pisar las manchitas de nieve que encontrabas, "elan vital". Dime entonces, qué ruido hace la nieve al pisarse? Notas que cede con tu peso? Dame detalles, tú que no tocas la nieve en tu tierra. Hazlo por favor, que yo no conozco la nieve y desde este salón imposible nunca lo conseguiré. Mi cuerpo es de madera lacada en negro y sólo sirvo para hacer música de cuerda.
Muchas gracias.

Fer dijo...

¿Te gusta la nieve? Pues no veas cómo está la sierra ahora...
Bss