martes, 16 de febrero de 2010

aformo, informo, reformo, transformo


"Una vez oí una historia sobre una visita al cielo y al infierno. El visitante vio en ambos sitios a mucha gente sentada a una mesa sobre la que había dispuestos muchos manjares. Llevaban palillos de más de un metro de longitud atados a la mano derecha, mientras que la mano izquierda estaba atada a las sillas. Sin embargo, en el infierno, por mucho que alargasen el brazo, los palillos resultaban ser demasiado largos para introducirse la comida en la boca. Se impacientaban y los palillos se enmarañaban unos con otros. La comida estaba diseminada por el suelo.
En cambio, en el cielo la gente usaba los largos palillos para sujetar la comida e introducirla en la boca a los demás mientras la recibían de otros. Todos disfrutaban de los alimentos en armonía."

Semillas del zen. Shundo Aoyama.


¿Y yo qué fabrico a mi alrededor, cielos o infiernos?


Al menos, algo va cobrando forma:


7 comentarios:

Bernardo José Mora dijo...

¿Qué hacen tus perros si un día cualquiera se te ocurre, por ejemplo, dejar un bizcocho sobre la mesa de la cocina? ¿Se alían para comérselo o se pelean por él sin llegar a zampárselo?

la granota dijo...

Pues habrá que poner webcam... pero no creo que sean muy solidarios... ¿qué quieres decir? ¿qué es así? ¿que no es así? ¿que no debería ser así?

Bernardo José Mora dijo...

¿Se lo zamparían o no? Pues seguro que sí. Y seguro que habría para todos. Serían solidarios a la manera perruna. O sea, que has creado un cielo a tu alrededor.

la granota dijo...

Metáfora liberal.

Bernardo José Mora dijo...

Lo liberal es literal.

Furacán dijo...

Me ha gustado la historia.
Parece que es puzzle va tomando forma!

Belén dijo...

Eres toda una campeona!!!

Vamos, hacer un puzzle... buf, yo es que no puedo

Besicos