jueves, 11 de febrero de 2010

casi como en paris

Me gustan estos momentitos en que te sientes casi como si estuvieras de vacaciones. Sales de una reunión de trabajo, tienes un hambre de muerte y antes de subir en el tranvía otra vez para la oficina, te compras un falafel kebab y te sientas en un banco de weyler a ver la gente pasar.



8 comentarios:

Belén dijo...

Hayyyy que chulo!!!!!

Besicos de megustaelkebab

Bernardo José Mora dijo...

¿Un falafel con todo?

ShaO dijo...

oh là la; se me hace la boca agua, literal...
Besote con doble de queso

nacho dijo...

El hambre es un simil que habla de muchas cosas, aparte del bocadillo, que no deja de ser otra metáfora.
Tu subconsciente necesita algo y le llamas falafel de kebab, pero tú sabes que buscas algo más profundo, lo que queda detrás del apetito material. Algo que cuelga del alma.

la granota dijo...

Je con el nacho. No te digo que no, pero una cosa no quita la otra. El hambre de estómago era real y el falafel kebab realmente apetitoso.

Diana L dijo...

Hola Granota:
La trashumante toma unos minutos para reparar fuerzas con no poca cosa!
Salud!

Franki dijo...

Que aproveche :)

Pekas dijo...

y a eso le llamamos el placer de la vida.. ( o algo parecido. ;-)))