sábado, 4 de diciembre de 2010

Lho


He estado un mes en una dulcería con barra libre. Me he atiborrado de todo tipo de bombones, algunos dulcísimos, otros con amargor en el centro... Me he hartado hasta más no poder y aún más allá. Pero aún me hubiera cabido otras cuantas dosis más.

Pero ahora tengo que hacer la pesada digestión de todo lo que me he metido. Será una digestión lenta, pero de la que extraeré toda la sustancia que ya quedará para siempre formando parte de mi.

Como muestra, un botón:


Amanece sobre el Manaslu y el Monasterio de Lho.
Una foto que reúne mucho de lo que fue el viaje:
Naturaleza y cultura, en un duro pulso por qué supera a qué en maravillas.


5 comentarios:

Furacán dijo...

Espero que compartas esa digestión ¡estamos ansiosos!

AdR dijo...

Dulces... ¿y de qué tipos exactamente? Me pierden.

Besos

Bernardo José Mora dijo...

Pues ojala tengas una mala digestión y los dulces te repitan un poco cada día, ¿no?

volare dijo...

Bienvenida!!!
Deseando estamos saber de tus digestiones y atracones...!

besos

Pekas dijo...

Bienvenida... se te echo de menos... además de que la envidia no dejaba de corroerme por dentro..;-)))

Eso si.. me alegra que tengas una digestión pesada.. y espero que sea "lenta"...

Besos ventosos con aroma de reencuentro...