jueves, 3 de enero de 2008

"No me ha faltado más que ser amado
para ser bueno"



El Fantasma de la Ópera. Gaston Leroux.





20 comentarios:

Furacán dijo...

Todos deberíamos ser amados, al menos un poquito.

David Rodriguez Roures dijo...

cuanta verdad y sentido en una solo frase,un saludo

Vic dijo...

Una gran verdad que está detrás de muchas vidas rotas

Bernardo José Mora dijo...

...pero parece una justificación de la maldad en plan "la sociedad me ha hecho así".

la granota dijo...

Uy, buen tema para un debate. Mejor delante de una chimenea. ¿Es que tú crees, Bernardo, que somos buenos o malos de nacimiento?
Yo no lo veo como una justificación de la maldad, pero sí como una oportunidad para los malos. De todas formas, el pobre fantasma estaba equivocado, ella no lo amaba, sentía una mezcla de lástima y terror.

Bernardo José Mora dijo...

Lo que yo creo es que el hecho de que no te haya querido nadie no te exime ni un ápice de la responsabilidad de tus actos. No puedes escudarte en la falta de amor para actuar precisamente con una falta total de amor -entendiendo en ente caso concreto el respeto por la libertad- de tus semejantes. Lo que no quita que el fulano en cuestión sea objeto de lástima, conmiseración y piedad. Vamos, que -de haberlo pillado- una vez cumplidos los 30 años de cárcel se merecería un puesto como profesor en el mejor conservatorio de París.

la granota dijo...

Bueno, digamos que no es una excusa, es una realidad. Niño maltratado que se convierte en maltratador y esas cosas. Es que somos mamíferos. Si le exime eso de culpa o no, bueno, es debatible, pero desde luego la culpa la reparte.
Otro tema para otro debate y otra chimenea es lo de la cárcel. ¿Después de 30 años de ¿qué cárcel? se le daría un puesto en el conservatorio?

Bernardo José Mora dijo...

Digo yo que en París, además de una Ópera que ahora tiene la fachada en obras, también habrá carcel, ¿no? E imagino que el secuestro se pena con al menos tres décadas de prisión (te recuerdo que allí si hay cadena perpetua). Y en cuanto a lo de repartir culpas... ¿cuántos años le cascarías a la madre, al padre, a los abuelos, al profesor de matemáticas que le suspendió injustamente...? ¿O es que ellos no lo convirtieron en lo que es?

la granota dijo...

Claro, es una cuestión complicada, porque, a su vez, su madre, su padre... tendrían justificaciones en sus abuelos, bisabuelos... Simplemente yo creo que tener eso en cuenta cambia la perspectiva del asunto.

Pep dijo...

... no me ha faltado nada más que ser amado para ser bueno ...
...
... o tal vez ...
... no me ha faltado nada más que ser bueno para ser amado ...
...
...
... me ocurre que aunque tengo el privilegio de que unas cuantas personas me ámen ... tengo serias dudas sobre mi bondad ... será que no siempre se cumple? ...

MaiI Imagine Photographers dijo...

No se....lo malo forma parte de la vida como los pobres, los leprosos...sin ánimo de defender a nadie ellos tabién se preguntaran porque.
salud

Vic dijo...

Berni, si no tienes alguien que te enseñe la bondad y vives rodeado de maldad, no puedes a aprender a ser bueno o a reconocer el bien del mal y el mal es más fácil de hacer que el bien.
Hay por ahí corazones de niños tan endurecidos que no les puedes entrar ni con gestos ni con palabras, están condenados al lado oscuro.
Son esos que dan miedo solamente mirarlos. Y sí, en la cárcel hay muchos y cuando acaban su condena, salen y viven entre nosotros.

Bernardo José Mora dijo...

Si estoy de acuerdo, Vic. Solo digo que la gente debe ser responsable -y responsabilizada- de sus actos, y que, en consecuencia, al fantasma de la Ópera debían haberle caído 30 años de cárcel por secuestro y luego un contrato de profesor en el conservatorio de París.

Vic dijo...

¿Quién hubiese ido a clase? Hubiese sido el hazmereir.
En el barrio en el que vivía habia una casa abandonada,de esas señoriales con arcos y jardines.
Cada día pasábamos por delante para ir y la leyenda era que había el fantasma de una mujer y que, a veces, tocaba el viejo piano.
LA realidad es que la casa perteneció a un joyero que tenía una única hija a la que perdió. La casa la dejó tal y como estaba. Los saqueadores hicieron el resto...
Probablemente la historia verdadera del fantasma de la ópera sea otra.

Sylvie dijo...

lo peor de todo es que a veces los malos son los más amados...

y es que a parte de mamíferos, algunos/as parecen masocas!!!

besitos.

Furacán dijo...

Syl, ahí le has dado totalmente.
Por cierto pensando en estas cosas no os resulta familiar la secuencia (aunque no sé si los términos son los más adecuados)chico/a inocente ama a chico/a egoista, chico/a egoista le parte el corazón, chico/a inocente se convierte en chico/a egoista ??
¿Por qué los malos son tan atractivos para mucha gente?...

Bernardo José Mora dijo...

Os recuerdo que el fantasma de la Ópera, que es de quien estamos hablando, abstracciones aparte, era malo y poco atractivo (más bien feo de cojones)

la granota dijo...

Me encanta que este blog tenga vida sin mí! Gracias por las aportaciones.

Quería añadir que sí, que está muy bien lo de responsabilizarse, pero que nos responsabilicemos todos, y no pongamos de cabeza de turco a los que lo han tenido más difícil.

Jok dijo...

Quien quiere ser bueno, pudiendo ser malo.

Conciencia Personal dijo...

Sabiduría encerrada en el amor...

un abrazo grande grande.