viernes, 18 de enero de 2008

No venimos del mono


Ayer fui a una charla de Juan Luis Arsuaga, investigador desde hace décadas de los yacimientos de Atapuerca, pero sobre todo un gran comunicador y divulgador de los constantes descubrimientos acerca de la evolución del ser humano.

No venimos del mono, nos dice y repite. No venimos del mono: ¡somos monos!

Provocador el muchacho. Otro gallo nos cantara si nos hiciéramos realmente concientes de nuestra continuidad biológica, sin límites, sin barreras, con el resto de las especies.

La página web del yacimiento no tiene desperdicio:
http://www.atapuerca.com/

10 comentarios:

Sylvie dijo...

Yo me pido ser al menos "mona", que queda mejor...

besitos y buenfinde, María.

Marce dijo...

Hola, gracias por visitar mi blog. Antes qeu nada te quiero decir que me estoy poniendo al dia con tus post para conocerte mejor y ya te agrego a mis favoritos para leerte siempre. besos.

Bernardo José Mora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bernardo José Mora dijo...

De todas formas, la historia de Adán y Eva siempre me había parecido muy poco romantica.

Furacán dijo...

Arsuaga aparte de ser uno de los mejores paleontólogos es una pasada como divulgador. No he podido escuchar una conferencia entera de él porque el día que vino se llenó la sala de gente y ya me estaba mareando de estar de pie en el pasillo :-( pero me he leido 2 de sus libros, el collar del neanderthal y la especie elegida y la verdad es que a pesar de ser un tema "árido" lo trata genial.
Sobre lo del mono jijiji ya sabes que algunos aún somos más monos que otros (por lo de la mano lo digo :-))

Fer dijo...

Tampoco seamos más tontos que Filemón.
Nos pareceremos mucho, pero también nos diferenciamos en mucho.
¿Sabe un mono apreciar la belleza como nosotros?
¿Sabe amar y perdonar?
¿Sabe escribir poesía?
¿Sabe que no sabe nada?

la granota dijo...

Bueno, se trata de un juego de palabras, claro, pero tiene su aquél, habla de continuidades y no de rupturas. Pertenecemos a una rama simiesca, por supuesto, con características que nos convierten en otra especie. Somos otra especie, está claro. Tampoco te tienes que ir a diferencias tan etéreas, conque digas que tenemos los colmillos chicos, ya es suficiente para distinguirnos de otras especies de simios.

Pep dijo...

Fer ... vale ... pero ... trepa mucho mejor que tú y que yo ... y eso ... al menos para mi ... le pone bastante por encima de nosotros ... y le envidio por eso ... lo de la poesía, el amor ... todo eso está rrrebien ... pero le sigo envidiando ...
Saluz

Furacán dijo...

Si saben amar, al menos los chimpancés y orangutanes, si la gente los conociera más se sorprenderían de lo "humanos" que pueden llegar a ser. Rien, lloran, se deprimen, se divierten... También pueden llegar a ser muy crueles, vamos como nosotros. ¿Poesía? pues igual a su manera. A alguno le gusta pintar, un zoo vendía sus cuadros... y él se divertía mezclando colores.
¿Saben que no saben nada?... mmm, ¿lo sabemos nosotros?

MaiI Imagine Photographers dijo...

Estoy contigo, tomo nota de la página.
Saludos