viernes, 3 de julio de 2009

el post-epílogo o la digestión

¿Se puede sacar una conclusión sobre un país en una semana? Por supuesto que no, pero aquí están los ingredientes de los que estoy haciendo la digestión:

La doble moneda, el país abusivamente caro para los turistas, ya que traducen directamente de pesos nacionales a pesos convertibles, es decir 25 veces más. Las niñas jineteras tomando un helado con puretas en una dulcería cerca del hotel. La parte de La Habana arregladita, limpita y pintada a donde llevan a los turistas que quieren conocer la ciudad en una excursión de tres horas. El país escondido al turista del todo incluido. La separación de turistas y cubanos, por el precio y por normas. La doble sociedad: la gente que está en contacto con el turismo, por un lado, y la que no, con dos niveles de vida tan abruptamente distintos: un camarero gana más que un médico, por las propinas. Algo similar aunque más suave ha pasado en Canarias, supongo que en todos los sitios turísticos, y que debe ser una etapa de transición. El orgullo patrio exagerado y expresado en un lenguaje tan épico, tan infantil. Los mensajes aprendidos, que me expliquen las ventajas de la sanidad pública, como si fuera un logro endémico y no existiera en otros países. Que todo lo malo es culpa del bloqueo y todo lo bueno, fruto de la revolución.

Y para empeorar todo este potaje mental, me planteo los siguientes aderezos:

Comparo con Perú, el único otro país de Iberoamérica que he visitado. Y me planteo que toda la miseria, la desorganización, el caos que vive Cuba, no puede ser achacado únicamente a la dictadura comunista. Yo en Perú ví más hambre, más penurias, más enfermedad, más bandadas de niños de la calle… menos valor de la vida, menos alegría, menos orgullo que en Cuba… Y Perú supuestamente es una democracia. ¿Qué más está pasando? ¿Es por herencia del colonialismo? ¿Es por otro escondido colonialismo actual? ¿Es por culpa de una especie de personalidad colectiva? ¿Por qué es?

Creo que esta es una digestión muy pesada, lenta.

En el mercado de arte un cuadro me llama poderosamente la atención: un emigrante se lleva La Habana en su maleta. Me acerco a preguntar y me cuentan que está pintado por un padre y un hijo. El padre plasma una imagen tradicional de La Habana, tan colorida y naif, el hijo le da un toque más moderno, oscuro. El resultado es emocionante, el país está transformándose, haciendo su propia digestión.

14 comentarios:

Bernardo José Mora dijo...

Esta visto que ni la democracia asegura la prosperidad ni las dictaduras llevan forzosamente a la ruina. Pero tampoco creo que el juicio a los regímenes políticos deba hacerse (principalmente) desde el punto de vista económico, sino desde el de los derechos humanos y las libertades. En fin...

la granota dijo...

Tienes toda la razón.

Bernardo José Mora dijo...

Vaya, debes de haber pillado la gripe.

la granota dijo...

:) Pero si rascas más seguro que llegamos a un fructífero punto de desacuerdo.

Furacán dijo...

En efecto una digestión muy pesada. En cada lugar existen una conjunción muy grande de factores como el propio carácter de la gente, la climatología o los recursos naturales, no sólo cuenta el marco político.

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO dijo...

Yo creo que Cuba no se puede juzgar con ojos europeos.

Tampoco creo que a Cuba debamos solucionarle sus problemas desde el exterior, son los propios cubanos los que deben liderar las reformas, si así lo desean.

Muchas veces la crítica al sistema cubano parte desde sectores que son incapaces de hacer la misma crítica a Ecuador, Colombia, Perú o Paragüay.

En fin, yo creo que un buen sitio para entender a la sociedad cubana es el blog de Yoani Sánchez, una blogera premiada, que sufre los obstáculos de un régimen temeroso de la libertad y que se ha visto privada de los permisos para salir de su país en más de una ocasión. Aunque no por ello se alinea con los sectores más radicales de la oposición de Miami. Creo que en el caso cubano, y así me parece que lo entiende parte de la oposición como Yoani, es que además del blanco y el negro existe una extensa paleta de grises.

En fin, solo es una apreciación subjetiva desde la ignorancia.

la granota dijo...

Gracias, Jack, sí, todo es subjetivo está claro... pero es lo que dices, aún es más cuando se estima que Cuba está peor en cuanto a economía, o derechos humanos, que otros sitios...

Chippewa dijo...

Cuando llegó Fidel, en Cuba había más médicos por habitante que en Italia y había un Centro de Estudios de Enfermedades Tropicales que estaba a la altura del Instituto Pasteur de París. Cuba era una juerga cuando llegó Fidel. Lucky Luciano habría casinos donde corrían los dólares y las putas bebían champán en zapatos de piel de cocodrilo.

Casi como ahora, una diferencia significativa es que las mujeres de alterne han bajado significativamente las tarifas. Una dictadura puede medirse por la calidad de vida de sus putas. Con Franco, en cuanto se generalizó el uso de los antibióticos, hubo fulanas que hicieron un capital.

la granota dijo...

Je, no sé si logro captar tu punto de vista, Chippewa, pero, en cualquier caso, gracias por pasarte y comentar.

Rose dijo...

Cuba es todo un referente romántico para mi,y no hablo del romanticismo cursi. La música,la literatura,el idealismo.
Si no lo has hecho te recomiendo ver la peli Habana Blues.Siempre digo que hay que ser musico y haberlo pasado un poco malpara entender una de las lecturas que tiene la peli y que me parece de las más interesantes,pero mira,todo lo que comentas aquí está reflejado en el film.
Por otro lado leer "la nada cotidiana" de Zoe Valdés, te dará el punto de vista más humano de lo que significa tener que llevarse la habana en la maleta.
Muy chulo el post.

la granota dijo...

Gracias Rose. Habana Blues, sí me encantó. Es todo muy estético ;) De la Valdés me leí "Te dí la vida entera". Bien, pero no es que me cautivara.

Franki dijo...

supongo que todo la américa latina heredo el saber hacer de los colonizadores españoles...me gustaría ver España al ladito de Bolivia:)
Petons

Conciencia Personal dijo...

Sus contrastes tan marcados y su historia tan dolida. Sus ventajas y desventajas. No me cabe la menor duda de lo que siempre afirman los cubanos: En cuba todos los niños son felices y quizás no sería lo que es sin el Comandante Fidel.

Un abrazo, Monique.

Chinita dijo...

Son otras filosofías...otras formas de ver las "desgracias" y la vida en sí...
También podemos comparar ciertos paises de Asia...Vietnam por ejemplo.

Me encantó el cuadro!!!