jueves, 22 de octubre de 2009

pequeño homenaje

Hoy iba a hablar de otra cosa, pero como está de moda el tema de los premios bien y mal merecidos, y escuché esta mañana lo del Premio Príncipe de Asturias a David Atenborough, sin entrar en qué oscuros intereses se pueden ocultar tras este tipo de reconocimientos, quería rendir mi pequeño homenaje a este tipo que ha supuesto un antes y un después en los documentales de naturaleza.




Alguien que puso los documentales a escala humana, metiéndose entre los bichos que quería que aprendiéramos a conocer, admirar y respetar... incluso jugándose la vida algunas veces:



Alguien que se tiraba al suelo, tocaba, olía, probaba... para hacernos llegar de una manera muy cercana las maravillas que nos rodean. No sólo las grandes fieras del Sahara, que deben estar forradas a base de derechos de imagen, sino el ASOMBRO que también puede despertar el mundo vegetal:

Al final de éste, salgo yo ;)

7 comentarios:

Bernardo José Mora dijo...

¿Oscuros intereses? Oh, ninguno. Es un interés muy público: la imagen del Príncipe junto a un personaje mediático en todos los periódicos y televisiones. Parafraseando a aquel otro, no es que a Attemnborough le den el Príncipe de Asturas, sino que al Príncipe de Asturias le dan el Attenborough.

la granota dijo...

Ves? Yo de lo que quería hablar era de Atenborough...

Pero, desde luego, entre el principe y el sir, yo me quedo con el sir.

AdR dijo...

Yo creo que es un premio merecido para este hombre, aunque también deberían premiar al cámara, que lo suyo ha pasado con las morsas y con otros ejemplares.

¿Qué hacías escondida en esa planta? :)

Besos

Bernardo José Mora dijo...

No estaba escondida; estaba agazapada.

Furacán dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, mira que a mi lo de los premios me aprece una chorrada pero en este caso es bien merecido. Sir David lleva muchísimos años haciendo documentales y se los curra bien, como comunicador es excelente, no se hace pesado ni pedante y además se lo pasa de vicio jajaja

Pep dijo...

... si no tuviesemos prinzipes ... los premios los darían la BBC o los Museos o jente ke sabe de lo ke habla ... o al menos se les presupone ... no? ...
Saluz

nacho dijo...

Estaba intentando pasar desapercibida en aquella tarde soporífera. Las sobremesas familiares me matan. A mí me gustan los colores, los olores y el sonido musical de estas trompetas de la pradera
En eso estaba cuando apareció la sombra de una enorme figura humana girando su cabeza alrededor de las plantas. De poco me muero del susto. Agazapé, como dice Bernardo, el cuerpo y me sujeté bien al tubo de la trompeta. Y fue cuando volviendo la vista hacia abajo vi una sopa de hormigas, pequeños escarabajos y moscas. El cementerio de insectos me hizo dar un respingo y saltar afuera.
Gracias al gran sir curioso puedo contar que esta granota se libró de la digeestión ácido de los tubos del órgano más animal de la naturaleza.
Se merece un premio.