viernes, 2 de octubre de 2009

sentido pésame

Llega, camisa blanca, corbata floja, chaqueta desaprovechada, cara solemne, se acerca a la desconsolada viuda, la coge de las manos y la mira a los ojos.

- En estos momentos tan difíciles, es imposible encontrar las palabras adecuadas, pero sepa que lo siento enormemente… Cualquier cosa que pueda hacer por usted…

La viuda levanta brevemente la mirada enrojecida, dibuja una leve sonrisa, aprieta su mano y balbucea un gracias. Enseguida otro ocupa su lugar en la cola de pésames.

Entonces, él, con su camisa blanca, corbata floja, chaqueta desaprovechada, cara solemne, se dirige al cuarto de al lado y se acerca al desconsolado hijo, le pone una mano en su hombro y le mira a los ojos.

- En estos momentos tan difíciles, es imposible encontrar las palabras adecuadas, pero sepa que lo siento enormemente… Cualquier cosa que pueda hacer por usted…

El compungido hijo levanta brevemente sus ojos hundidos, dibuja una leve sonrisa, pone su mano sobre la que él tiene en su hombro y balbucea un gracias. Enseguida otro ocupa su lugar en la cola de pésames.

Luego, él, con su camisa blanca, corbata floja, chaqueta desaprovechada, cara solemne, se dirige al último cuarto y se acerca a la inconsolable madre, la atrae hacia él y le da un beso en cada húmeda mejilla.

- En estos momentos tan difíciles, es imposible encontrar las palabras adecuadas, pero sepa que lo siento enormemente… Cualquier cosa que pueda hacer por usted…

La madre no puede ni levantar la mirada del suelo, ni dibujar ni la más leve sonrisa y apenas atina a balbucear un gracias. Enseguida otro ocupa su lugar en la cola de pésames.

Por fin, él, con su camisa blanca, corbata floja, chaqueta desaprovechada, cara solemne, se marcha a su casa. No volverá a tener contacto humano hasta el día siguiente, cuando regrese a su ronda rutinaria por el tanatorio.

7 comentarios:

Bernardo José Mora dijo...

¿Y no podia haber sido un tipo que se cuela en la planta de maternidad de una clínica para felicitar cada día al padre de un nuevo recién nacido? Quizás no mejor, pero sí más alegre te habría quedado.

la granota dijo...

los L, X y V va al tanatorio, los M, J y S a maternidad. los D a misa, por lo de "dense fraternalmente la paz" :)

tienes razón, pero creo que le da el toque dramático que yo buscaba

la granota dijo...

je, chaqueta desaprovechada... cuando el word piensa por sí mismo, yo quería "desabrochada", pero me parece que lo voy a dejar así...

Edgar Díaz. dijo...

tambien me brinco lo de la chaqueta, pero bueno, funciona!!!

Furacán dijo...

Lo del word es ya de delito, es el germen de la rebelión de las máquinas jejeje. Me ha gustado el relato.

Belén dijo...

Es de un banco, no?

Fijo :)

Besicos

volare dijo...

Pues la historia no anda muy lejos de la realidad...Hay mucha gente mayor que acude a todos los funerales y misas de funeral que encuentran en las esquelas...