miércoles, 25 de noviembre de 2009

Compro cuotas


Y digo yo que si los países pobres pueden vender la cuota de contaminación que no usan a los países ricos o industrializados, también las personas que derrochan su tiempo sin usarlo en nada de interés o provecho, me podrían vender su cuota, porque a mí no me dan las horas para todo lo que tengo, debo, quiero y me apetece hacer.







11 comentarios:

Belén dijo...

Si encuentras varios vendedores, pásame uno...

Besicos

Pokol dijo...

Uy, yo me llevé un reloj rosa a Vietnam (como los de la foto), y se me rompió. Desde entonces vivo en el momento porque no sé la hora ni lo que me queda de día. Es una maravilla. Pero sí que es cierto que los días se me van sin poder hacer todo lo que yo quiero, incluso cuando no quiero hacer nada. ¿Será la edad?

volare dijo...

Contrabando de tiempo!!
No te confíes, al final sería un mercado negro, pero negro negro...

besos

Lydia dijo...

El tiempo es relativo. Es mejor cuando uno puede vivir sin reloj. Yo, por ejemplo, cuando leo, que es mi pasión, no estoy en el tiempo. Estoy como fuera de tiempo. Es muy interesante el tiempo, que es pura relatividad. No tengo cuotas para vender, lo siento. Mi tiempo es precioso, no lo vendo ni por oro.

Un besito,

Furacán dijo...

No sería mala idea. Hay gente que incluso dice que se aburre, te lo puedes creer?

ONA dijo...

Gente que se aburre... qué desperdicio...
¡Me apunto también a comprar cuotas!

Nacho dijo...

En el fondo lo que estamos haciendo, tú escribiendo este blog y nosotros insertando comentarios, es intercambiar tiempo. Tu tiempo llueve sobre nosotros con tus entradas traviesas, provocativas, sonrientes, croag, croag. Nosotros en tierno agradecimiento te retornamos el tiempo nuestro, sin reloj, con entrega y sin parar cuenta de su valor, ni su pérdida.
El tiempo como moneda de intercambio de complicidad, se convierte en micropartículas que entran por nuestros poros y por una vez nos hace más felices.
Gracias a tod@s por ese tiempo.

Chinita dijo...

Anda!
Y yo....

la granota dijo...

Nacho, me gusta mucho lo que dices. Gracias

AdR dijo...

Si el tiempo se pudiera vender...

Yo sería el hombre más pobre del mundo :) pero uno de los que atesoren más tiempo.

Abrazos

Noesperesnada dijo...

la gente ne vez de perder el tiempo podría tranquilamente tomar algun recaudo y conservarlo para luego ofrecerlo en una gran subasta...
Buen blog!!!!