sábado, 28 de noviembre de 2009

compañía




8 comentarios:

volare dijo...

BUE-NÍ-SI-MO

Me ha encantado! Gracias!

Furacán dijo...

Está muy chulo, y el gatito lo hace genial jejeje

Lydia dijo...

Ay que gatito tan mono y que historia tan bonita...

Un saludo,

ONA dijo...

Saberse acompañado... es muy bonito...

AdR dijo...

Yo creo que más bien es el gato el que le haría el favor a él.

:)

nacho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nacho dijo...

Él no lo sabe, pero yo leo el pensamiento. Querido gato negro, vivimos en una ciudad con dos miradas, dos desencuentros. Tenemos cosas en común, somos unos solitarios y esa fortaleza nos aisla hasta que la veamos arruinada. Sólo un cristal queda por medio, eso y la voluntad, porque haber ya hay cariño. Mírame fijo a los ojos y dilo: quiero tu compañía, que yo tengo la mano en el pomo.
Zagal, tú no sabes que leo el pensamiento, aquí estoy sabiendo de tu entereza por guardar este espacio de propiedad sin réplica. Soy tan independiente como tú y si me haces un guiño paso por la gatera a tu alfombra, que el tiempo no está ni para perros ni para gatos, sino para acompañarnos.
Lo que ninguno sabía es que el cristal rebotaba sus pensamientos y lo que realmente leia cada cual era el suyo.

Jose dijo...

Buena resolución. Saludos.