martes, 14 de septiembre de 2010

por el camino


Por el camino hacia Nepal voy recogiendo piedritas de entrenamientos que valen por sí mismos como pequeños viajes cercanos. Este fin de semana dormí en el hombro del Teide, su cono a un lado, el espectacular cráter de Pico Viejo al otro, tres mil metros de isla bajo mí y por encima, el firmamento rebosando y dejándose caer. Me desperté muchas veces durante la noche y era un regalo sacar la cabeza del saco, que me diera el aire frío en la cara y abrir los ojos para que se me llenaran de estrellas.



Es un misterio cómo una montaña puede ser un mundo, lleno de regiones nuevas que descubrir.



Y por otro lado, tengo nueva viejita en casa.
Esta es Linda (la de la izquierda).

Otra perrita de acogida de la perrera que me tiene conquistada.
Es cariñosa, activa, sonriente y, a pesar de sus 14 años, llena de energía.

Como no aparezca familia para ella pronto, me parece que de mi casa no sale.

11 comentarios:

la granota dijo...

(lo de recoger piedritas es metafórico, ehhh)

Furacán dijo...

Lindas son las 2 :-)
Que bonita experiencia!

Bernardo José Mora dijo...

Pues el sentido literal me parece más poético incluso que el metafórico.

Belén dijo...

Ya me imagino que eso es algo metafórico... tu recoges perritos!

:P

Besicos

la granota dijo...

Pero es ilegal, lo de las piedras, no lo de los perritos, bueno, lo de los perritos también puede serlo, ay qué lío...

Bernardo José Mora dijo...

"La poesía es de quien la necesita" (Skármeta, más o menos).

Pekas dijo...

Qué hermoso es dejarse llenar los ojos de estrellas...

Un beso ( en los hocicos.. ) a ambas..

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO dijo...

Hola, vi luz y entré.


;)



Ya sé, ya sé ( de donde saldrá este)... pero soy "asín", como los gatos viejos.

Un abrazo.

la granota dijo...

Hombre Capi, pasa y siéntate. Un té?

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO dijo...

Verde y sin azucar, por favor.

Franki dijo...

Que bonitas experiencias, la ascensión y la perrita nueva, es muy guapa. A mi me paso con Grim, lo recogí de la calle y a los 15 días ya no lo sacaba de casa nadie:)
Besotes