lunes, 9 de marzo de 2009

Acabó febrero, el mes del haikú

Acaba el haikú
Quizá un poco tarde
Como el invierno

En La Pedriza, otro intento de fotografiar un haikú.



¡Gracias por tanta participación! Febrero ha estado salpicado de haikús por tantos blogs que esta vez seguro que me dejo unos cuantos fuera. Aquí van algunos:



ona
Estoy aquí
por estar,
y la nieve sigue cayendo.
HAIKU DE INVIERNO Issa



Pokol y su haikú de miradas.




bejota

Mira a la niña

Camina, sueña, vive...

Merece un haiku


Ya no es tu barrio

pero sé que si busco

allí te encuentro


Llega sonriendo,

al Barranco 'el Infierno,

la corre-turnos


Yusuf: Haiku de clicks

Mis brazos inarticulados

Mi mirada perdida

Vida de click en el fuerte



Becki: haikú blanco

Jok, inspirado como siempre.

Furi, lleno de haikús de Benedetti y otros. Y con un inolvidable haikú enamorado.

Pep, lloviendo haikús.

Pekas, para elegir aquí, aquí y aquí.

Y los míos, éste y éste, además de otro intento de fotografiar un haikú.


Pues eso, que aquí acaba el mes... o no...

3 comentarios:

Furacán dijo...

No está nada mal ese intento de fotografiar un haiku, me gusta.

Sylvie dijo...

Me gusta la foto...como sin acabar...(igual que tu pretensión de haikú).

Sorry again...ya no digo nada, que me atrapan las palabras que suelto...

besitos.

Alberto dijo...

Andaba un poco fastidiado sin saber qué hacer y de pronto me acordé de la página del Reader en donde había visto de pasada asociadas las palabras haiku y Pedriza, y se me ocurrió que quizás allí podría encontrar refugio para un rato. También me recordó aquel de: Llueve. El patito está contento, creo que de Basho; con eso ya casi fue suficiente para levantar algo cabeza. Sucede que a veces alguno de estos haikus te dan un buen toque y las cosas mejoras. A otros, como a un amigo mío, se le van las neuras pateando la Pedriza. El caso es que la Pedriza suscita en mí también recuerdos entrañables. A todo esto todavía no había leído tu post. Cuando te diste una vuelta por mi Caminar cada día, enseguida me fui a ver qué era eso de la Granota, pero la cosa quedó ahí. Hoy me di la vuelta por tu blog; me gusta esa idea de fotografiar un haiku. Un saludo