miércoles, 23 de abril de 2008

(III) VIDA


A ver si tenemos suerte y vemos un ciervito…pensábamos antes de ir. Pero ¡si es que cada día la vida nos venía a buscar! Teníamos que hacer equilibrios para no pisar las largas filas de procesionarias y después nos cansamos de evitarlas y se quedaban allí durante horas intentando reorganizar su desfile… Y los cuervos jugando en el aire al pilla-pilla, como escolares en el recreo. El vuelo elegantemente pesado de los buitres. Una joven cabra montesa que se da la vuelta para mirarnos con cierta chulería a los ojos. Un par de zorros que se nos cruzan por la noche. Casi cada día la huida apresurada de los ciervos – creo que eran ciervas- pilladas al bajar a beber al atardecer. Y, esta vez sí, un macho deslumbrado por nuestras luces al borde de la carretera… Nos faltó un encuentro con jabalíes – de lo cual no sé si alegrarme- pero vimos tantas veces el terreno revuelto por sus hocicos…

4 comentarios:

Imagine Photographers dijo...

Jodeeeerr! envidia me das.

Furacán dijo...

Preciosas fotos ¡que pasada, me encantan!
Gracias por la dedicatoria :-D

Marce dijo...

has visto? por eso mi marido los caza a los cuervos porque atacan a los ciervitos bebes. besos.

Sylvie dijo...

yo he tenido encuentro con jabalíes (una mamá con su camada preciosa) y no hay que tenerles miedo...(tienen más ellos, pobres)...

preciosas fotos de nuevo.

Besitos